Idioma: TEL/FAX: 964 53 23 56


Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa

La enfermedad inflamatoria intestinal es un término general que se aplica a una serie de dolencias de causa desconocida que afectan al tubo digestivo, y está dividida en dos grupos: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa crónica.
La enfermedad de Crohn del intestino delgado se denomina también enteritis regional y habitualmente se localiza en la parte terminal del intestino delgado, en la porción que desemboca en el intestino grueso o colon, con algunas variantes sintomáticas.
Las posibles causas que ocasionan la enfermedad de Crohn son diversas, aunque a ciencia cierta no se ha encontrado un factor determinante.
Un posible origen puede deberse a infecciones. Otras teorias responsabilizan a factores genéticos hereditarios.
El hecho de que esta enfermedad sea más frecuente en blancos, y que se den varios casos en las mismas familias hace muy sugestiva la idea de que sea de transmisión genética. Además, un estudio europeo ha determinado recientemente que un gen del cromosoma 16 está ligado a la afección.
También se han señalado factores inmunológicos y psicosomáticos, debido a que los enfermos de Crohn presentan a menudo alteraciones de su sistema inmunitario y a que el estrés repercute en la evolución y progresión de la enfermedad.
No es una enfermedad muy frecuente pero sólo en España existen aproximadamente 70.000 y se habla de una incidencia creciente en los jóvenes.
Sus síntomas suelen ser:
  • Fiebre.
  • Dolores abdominales.
  • Aftas bucales.
  • Fatiga.
  • Pérdida de peso.
  • Anorexia.
  • Dolor y calambres en el cuadrante derecho del abdomen.
  • Lesiones anales.

En sus manifestaciones más dañinas, la enfermedad puede ser responsable de fisura anal, hemorragia masiva y cancer de colon.

La enfermedad de Crohn es controlable, pero no curable. Existe un importante arsenal farmacológico que consigue transitarla sin mayores sobresaltos.

En determinados casos la cirugía suele ser necesaria, como cuando surgen hemorragias, perforaciones, fístulas o estenosis del intestino, complicaciones que pueden aparecer en el curso de la afección. Generalmente, la cirugía resulta necesaria cuando el tratamiento farmacológico se muestra incapaz de controlar los brotes o cuando hay complicaciones. En esos casos el segmento de intestino dañado se extirpa y los dos extremos sanos se unen (resección y anastomosis).

La colitis ulserosa es una enfermedad comúnmente asociada a la de Crohn, en la cual el epitelio (revestimiento interno) del intestino grueso se inflama, provocando úlceras y sangrado.

Otros síntomas pueden incluir anemia, cansancio severo, pérdida de peso, pérdida del apetito, hemorragia rectal, llagas en la piel y dolor en las articulaciones. Los niños con esta enfermedad pueden tener problemas de crecimiento.

La lesión en el intestino comienza en el recto, extendiéndose en dirección ascendente hacia el colon en forma uniforme y sin dejar mucosa sana interpuesta.

Suele ser más común en climas nórdicos del hemisferio norte, y en paises desarrollados. En algunos estudios se ha observado que las personas exfumadoras poseen mayor riesgo de padecer esta enfermedad que aquellos fumadores activos o los que nunca fumaron.

Tanto la enfermedad del Crohn como la Colitis Ulcerosa tienen una fuerte repercusión en la vida diaria de las personas que lo padecen, desde una constante incomodidad hasta fuertes dolores y lesiones graves que perjudican su libre desenvolvimiento.






Sol·licitem el seu permís per a obtindre dades estadístiques de la seua navegació en esta web, en compliment del Reial Decret-Lley 13/2012. Si continua navegant considerem que accepta l'ús de cookies. OK | Més informació